26 ene. 2009

Confirmado: "El amor es ciego"



www.elunivesal.com.mx


Cuantas veces hemos escuchado esta frase que se nos hace tan común de un persona enamorada, la ciencia da su versión al respecto.

Las últimas investigaciones sobre el funcionamiento del cerebro sostienen que las personas que están realmente enamoradas pierden la capacidad de criticar a sus parejas, es decir, se vuelven incapaces de ver sus defectos, lo que viene a confirmar aquel popular refrán que asegura que "el amor es ciego".

Al menos esto es lo que sucede en los casos de amor romántico o maternal, en los que se ha detectado que, ante determinados sentimientos, se activan las mismas regiones del cerebro, según ha explicado la neurobióloga Mara Dierssen, investigadora del Centro de Regulación Genómica de Barcelona. Lo más curioso del caso, sin embargo, es que, paralelamente a esta estimulación que se produce en las mismas regiones cerebrales, en ambos tipos de amor se "desactiva" la zona del cerebro encargada del juicio social y de la evaluación de las personas.

Se suprime, por tanto, la capacidad de criticar a los seres queridos, una situación que se reproduce tanto en humanos como en animales. "Cuando nos enamoramos perdemos la capacidad de criticar a nuestra pareja, por lo que puede decirse que, en cierta manera, el amor es ciego", señala Dierssen, que recientemente ha participado en un ciclo sobre Amor, ciencia y sexo organizado por la Obra Social de La Caixa.

"Adicción química"

Los estudios que desde hace varios años se llevan a cabo en humanos y ratones para conocer el complejo funcionamiento del cerebro están aportando datos tan novedosos como sorprendentes en el siempre estimulante terreno del amor. Estos avances están ayudando, por ejemplo, a responder a preguntas tan básicas, pero también tan enigmáticas y sugestivas, como qué pasa en nuestro interior cuando nos enamoramos, qué sucede en el cerebro o por qué sentimos -o no- deseo sexual.

El diccionario de la Real Academia Española define el amor como "un sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser". Para Mara Dierssen, sin embargo, el amor es algo más simple: "Una adicción química entre dos personas".

Dice esta investigadora que cuando existe enamoramiento de verdad se dan, en mayor o en menor medida, una serie de circunstancias comunes, como la atracción física, el apetito sexual o el afecto y el apego duradero. Estos sentimientos desencadenan en nuestro interior un conjunto de alteraciones químicas que generan sustancias como la dopamina, responsable de la sensación de atracción, o la serotonina, implicada en los pensamientos obsesivos.

El análisis de estos aspectos, así como de la actividad cerebral, también ha permitido constatar que el cerebro de hombres y mujeres funciona de manera diferente en cuanto al amor se refiere y que cuestiones como los diferentes niveles de apetencia sexual tienen una explicación científica. "Se ha descubierto que existen diferencias entre géneros, de manera que el hombre es más sexual, tiene un apetito sexual más constante, mientras que la mujer es más sensitiva", explica Dierssen. Incluso la infidelidad afecta de manera diferente a unas y otras especies.



Está noticias va dedica en especial para mi amiga Gabriela A.C, espero sea de tu agrado y te invito que seas seguidora de este blogs donde aprenderas cosa muy interesantes de un servidor que te admira mucho.

1 comentario:

Víctor dijo...

Oh, el insomnio me hace llegar a muchos lugares sin moverme tanto.

Afortunadamente (o desafortunada) ese aspecto biológico del "amor" humano no durá más de 3 años por exagerarlo.
La dopamina y sustancias amigas se calman, y la serotonina ayuda a quitarse esa venda.
Siempre he pensado que esto no es amor, es más "animal", creo por eso es tan común ver noviazgos terminados en pocos meses, o un par de años.
Interesante artículo, también me parece llamativo el como se mezcla lo emocional en esa etapa "animal" llegando a crear una resistencia solida entre las personas que se "aman" y es alli cuando pienso surge el amor, y cuando las parejas duran mucho, eso da paso después de ciertos días, tal vez meses o años, a repetir el ciclo "animal" jaja.

Es... gracioso eso del amor. Es interesante el proceso neurológico que se presenta en las personas, he llegado a pensar que crea daños sensoriales por la gran modificacion que se da en cierta forma de la percepción, y eso no me resulta gracioso, eso da miedo, y pensar que nos topamos con demasiada gente "enamorada" por la calle, tal vez algo desubicada de la realidad, pero en sí probablemente todos tenemos una especie de alteración, prefiero pensar que hay más gente enamorada (de otra persona) en las calles a caminar junto a una especie de asesinos en serie (que su amor se va hacia otro plano)

¡Saludos!